¿Donar o heredar? Las claves para elegir la mejor opción (II)

¿Donar o heredar? Las claves para elegir la mejor opción (II)
2 and 5

En esta segunda parte de las publicaciones sobre “donar o heredar”, hablamos de la plusvalía de la renta y ponemos ejemplos prácticos. Agradecer nuevamente a nuestros compañeros de HEREDEM Madrid por este fantástico trabajo.

– ¿Qué es la llamada plusvalía de la renta en donaciones?

 Una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta a la hora de realizar la planificación fiscal de un patrimonio, es el impacto que tendrá la ganancia patrimonial generada o la llamada plusvalía de la renta, supone la variación en el patrimonio del donante como consecuencia de la transmisión, que vendrá determinada por la diferencia existente entre el valor de adquisición de los bienes y el valor de transmisión. Dicha plusvalía sólo se grava en los casos de donaciones, pero no en las sucesiones.

Particularmente, es una de las cuestiones clave para decidir que opción elegir, puesto que el donante tributará en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por la ganancia patrimonial generada a consecuencia de la donación, formando parte de la renta del ahorro y tributando entre un mínimo del 19% hasta un 23% cuando se superen los 50.000 euros mientras que, en caso de sucesión, la ley excluye de gravamen la llamada “plusvalía del muerto” con independencia de quien sea su sucesor.

 Ejemplos prácticos:

Por lo que, en la práctica, en los casos de donación se tributaría por tres impuestos: el propio ID, la Plusvalía Municipal y el IRPF, los dos primeros a cargo de los donatarios y el último a cargo del donante.

Mientras que en el impuesto de sucesiones sólo se tributarían por dos impuestos, el propio IS y la Plusvalía Municipal.

Este esquema es clave para saber según nuestro propósito cual sería la carga fiscal que vamos a sufrir.

A modo de ejemplo: Patrimonio formado por varios inmuebles en la Comunidad de Madrid y que el titular de los mismos tiene la residencia habitual en los últimos 5 años en Madrid, se plantea si donar a sus hijos los inmuebles o bien esperar a la sucesión.

Valor actual de los bienes: 500.000 euros

Valor de adquisición de los inmuebles: 200.000 euros.

Tanto en el Impuesto de Sucesiones como de Donaciones en la Comunidad de Madrid existe una bonificación del 99% en la cuota tributaria en las donaciones y sucesiones de padres a hijos.

Sucesión:

La Base Imponible serían 500.000 euros menos la reducción de 16.000 euros por ser hijos, obtendríamos como base liquidable 484.000 euros la cuota a ingresar por el impuesto de sucesiones serían alrededor de unos 1.060 euros.

Donación:

La cuota a ingresar sería la misma 1.060 euros, puesto que ostentan la misma bonificación.

No obstante, el donante tendría que pagar por el IRPF alrededor de unos 69.000 euros.

A modo de resumen habría que tener en consideración las siguientes precisiones:

  • Primero, averiguar de qué está compuesto el patrimonio a transmitir: Si la mayoría son bienes inmuebles que se tienen hace tiempo considerable, probablemente será mejor esperar a la sucesión, por el impacto en el IRPF del donante.
  • En el caso de existir empresas familiares, siempre es más recomendable favorecer las nuevas generaciones y organizar la estructura en vida, por lo que es aconsejable las donaciones de empresas, siempre y cuando se puedan cumplir los requisitos de la Ley estatal de Sucesiones y Donaciones y por ende la Ley de Patrimonio, para que estén exentas de IRPF.

Si se trata de un patrimonio compuesto mayoritariamente por valores mobiliarios según su origen puede ser interesante la donación.

Si tiene cualquier duda al respecto de lo expuesto o sobre cualquier otro tema relacionado con el derecho sucesorio, contacte con VITIUM Abogados. Estaremos encantados de atenderle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contacta con nosotros