La legítima en las herencias en Cataluña

La legítima en las herencias en Cataluña
2 and 5
Portada » Blog » Herencias » La legítima en las herencias en Cataluña

 

Hoy nuestros compañeros de Tarragona abordan todo lo referente a la legítima, un concepto ligado a cualquier proceso hereditario.

Introducción

La normativa referente a sucesiones y donaciones la encontramos regulada en el derecho común (Código Civil) y en los derechos forales. En cada caso será la vecindad civil la que determine la aplicación del derecho común o el foral que corresponda. En Cataluña existe legislación civil propia que procederemos a detallar en el presente artículo.

Concepto de legítima

La legítima de una herencia en Cataluña aparece regulada en el artículo 451.1 y ss del Código Civil de Cataluña: “La legítima confiere a determinadas personas el derecho a obtener en la sucesión del causante un valor económico que este puede atribuirles a título de institución hereditaria, legado, atribución particular o donación, o de cualquier otra forma”. Se trata por lo tanto de un derecho a obtener un valor económico de la herencia de la persona fallecida que la Ley atribuye los legitimarios, con independencia de que la persona fallecida haya hecho o no testamento y con independencia también de la voluntad del fallecido. Por tanto, la legitima se aplica en sucesión testada y en la sucesión intestada, siendo los herederos los que tienen que hacer efectivo ese derecho de crédito de los legitimarios.

Este derecho nace cuando se cumplen los siguientes requisitos.

1.- Que fallezca el causante o testador. El legitimario no podrá renunciar a su legítima en ningún momento antes del fallecimiento del causante.

2.- Que existan las personas que la Ley reconoce como legitimarios.

3.- Que los legitimarios puedan suceder, es decir, que no estén desheredados de forma justa. La Ley prevé unas causas específicas para que la desheredación sea válida legalmente (Art. 451,17 CC Cataluña).

4.- Que existan bienes sobre los que realizar el cálculo de la legítima.

Legitimarios

Los legitimarios son (Art. 451.3 y 451.4 CC Cataluña):

1) Los hijos y descendientes por partes iguales, ya se trate de matrimoniales, extramatrimoniales o por adopción. Si alguno de los hijos fallece antes que el causante o testador, será substituido por sus descendientes. Por contra, si el hijo del fallecido renuncia a su legítima, esta no pasa al hijo del que renuncia.

2) A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes.

No es necesario aceptar la misma, pues se presume que la legítima es aceptada mientras no se renuncia a la misma de forma expresa, pura y simple.

El cálculo de la legítima

La cuantía de la legítima en Cataluña es una cuarta parte de la cantidad que resulte del valor de los bienes de la herencia en el momento de la muerte del causante, restando deudas y gastos de última enfermedad y entierro. A esa cantidad se deberá sumar el valor de los bienes donados o venta simulada en los 10 años anteriores a su muerte. Si solo hay un legitimario, la cuarta parte le corresponderá entera, y si hay varios, se dividirá esa cuarta parte entre todos los legitimarios (con independencia de que sean o no herederos).

Atribución de la legítima Este se lleva a cabo recibiendo bienes por testamento que cubra la parte corresponda al legitimario, o habiendo recibido bienes en vida, vía donación, imputables al pago de la legítima. Si en la donación no se dice nada, se entiende que no es pago de legítima, teniendo derecho a la integridad de la misma, con algunas excepciones que se consideran por ley imputables a la legítima.

En el supuesto de que el testamento solamente se reconozca la legítima sin hacerse atribución efectiva de ningún bien y sin que se sea nombrado heredero, la legítima se pagará, en la forma que disponga la persona obligada al pago, que podrá optar por el pago en dinero, aunque no haya en la herencia, o por el pago en bienes del caudal relicto. Si el legitimario no está de acuerdo con los bienes que se le asignan puede recurrir a la autoridad judicial competente, que debe decidir con equidad y por el procedimiento de jurisdicción voluntaria.

Cómo reclamar la legítima en Cataluña

El Código Civil de Cataluña nos ofrece dos posibilidades para reclamar la legítima.

– La acción de reclamación de legítima. Se dirigirá contra todos los herederos, puesto que son estos los responsables de su pago. Esta acción prescribe a los 10 años desde el fallecimiento del testador o causante. En determinados casos ese cómputo podrá suspenderse, sin que pueda rebasarse el límite máximo de 30 años.

– Si el heredero no dispone de bienes relictos suficientes en la herencia para pagar a los legitimarios, los legitimarios podrán solicitar la reducción de los legados o donaciones hechas en favor de extraños o de los propios legitimarios en la cantidad que excedan de la parte correspondiente a su legítima. Esta acción prescribe a los cuatro años desde la muerte del causante.

 

Si tiene cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con el derecho hereditario, estaremos encantados de atenderle tanto en nuestra sede central de Madrid como en el resto de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contacta con nosotros